Relacion con inversionistas

  • Contáctanos

Memorias de sostenibilidad

Cero tolerancia al trabajo infantil

Ver más

Desempeño ambiental

Gestión de la energía

Durante 2016, nuestras diferentes actividades y procesos demandaron un consumo energético ascendente a 6´045,806.40 gigajulios (GJ). Este provino tanto de la generación propia (consumo directo), como de su adquisición a otras empresas (consumo indirecto), y se repartió de la siguiente manera:

El incremento de 3.36% en nuestro consumo energético con respecto al año 2015 respondió, principalmente, a las paradas de planta para el mantenimiento correctivo y de emergencia en la Refinería Talara. Estas últimas se debieron a los frecuentes cortes en la corriente registrados en el Sistema Eléctrico Interconectado Nacional, así como al fallo de algunas bombas.

Asimismo, se registraron algunos problemas en el proceso de craqueo catalítico de la Refinería Talara, lo que originó que entre los meses de agosto a diciembre el caldero CO, accionado a base de gas ácido (gas de proceso), debiera permanecer fuera de servicio y ser reemplazado por otros equipos a base de gas natural. Esto a su vez originó un aumento en el consumo de gas natural y en la cantidad de gas quemado en la antorcha.

Como se aprecia en la siguiente figura, nuestra matriz energética está compuesta mayoritariamente por gas natural (88.4%). Además, otros gases de proceso son reutilizados.

Gestión del agua

Durante el año 2016, el volumen total de agua consumida por PETROPERÚ S.A. en nuestras actividades fue de 1´617,150.26 m3, proveniente de las siguientes fuentes:

En todos los casos, la extracción del agua se ajusta a los volúmenes autorizados y a los derechos con los contamos como empresa. En consecuencia, ninguna de las fuentes naturales antes mencionadas es afectada, cualitativa o cuantitativamente, por esta captación.

En la Refinería Talara, la mayor parte del agua consumida proviene de una planta desalinizadora por ósmosis inversa operada por ACCIONA-Agua. Al obtener y procesar agua salada directamente del océano, evitamos tomarla de fuentes de agua dulce y potable. Así, reducimos la presión que nuestras actividades ejercen sobre los ya escasos recursos hídricos del norte del Perú e incrementamos su disponibilidad para la sociedad.

Gestión del cambio climático

Durante el año 2016, producto de nuestras diferentes actividades liberamos a la atmósfera un total de 409,788.09 tCO2e (toneladas de dióxido de carbono equivalente) provenientes tanto de fuentes propias (emisiones directas) como de la adquisición y consumo de energía de un tercero (emisiones indirectas). En términos generales, esto significó una disminución de 3.52% con respecto a nuestras emisiones del año anterior.

Esta ligera disminución en nuestras emisiones totales de GEI se dio por la paralización del bombeo de petróleo en el Oleoducto Norperuano debido a los derrames registrados.

Gas quemado en la antorcha

Una fuente de emisiones propia de la industria del petróleo proviene de la quema controlada de gases mediante antorchas. Durante el año 2016, se quemó una cantidad de gas equivalente a 36,833.63 barriles de petróleo (BOE).

Gestión de residuos y efluentes

La cantidad de residuos sólidos generados por nuestras actividades en 2016 fue de 174,435.57 toneladas, distribuidas, según su condición de riesgo, de la siguiente manera:

En términos generales, en 2016 registramos un aumento de 286.5% en la cantidad de residuos sólidos generados, en su mayoría peligrosos, con respecto a 2015. Este incremento responde, principalmente, al avance de los trabajos de construcción del Proyecto Modernización Refinería Talara, así como al desarrollo de los trabajos de remediación ambiental de las zonas afectadas por las emergencias ambientales registradas en el Oleoducto Norperuano durante dicho periodo.

Los residuos sólidos peligrosos —principalmente borras oleaginosas, tierras impactadas con hidrocarburos, catalizador gastado, lana mineral, fibras aislantes y aparatos eléctricos y electrónicos— son dispuestos, según ley, en rellenos de seguridad debidamente autorizados por la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA). Esto garantiza un manejo ambiental y sanitariamente seguro de los mismos.

En el caso de la Refinería Talara, la disposición final de la mayoría de los residuos sólidos peligrosos se realiza en el relleno de seguridad “Milla seis”, de propiedad de PETROPERÚ S.A..

En cuanto a la gestión de efluentes , la desarrollamos a nivel de las operaciones. Esto significa que las aguas residuales son monitoreadas en forma continua y los resultados obtenidos para cada parámetro son informados a la autoridad sectorial y fiscalizadora correspondiente.

Materiales utilizados

Los principales materiales utilizados en nuestros diferentes procesos productivos son el petróleo procesado y los combustibles consumidos. El primero incluye tanto al refinado nuestras refinerías, como al que es transportado por el Oleoducto Norperuano desde la Selva hasta el Terminal Bayóvar, según la siguiente distribución:

Durante 2016, el volumen de crudo refinado se mantuvo casi constante con respecto a los niveles del año anterior. Por otro lado, disminuyó el total del volumen de crudo transportado, debido principalmente a la paralización del bombeo de petróleo en el Oleoducto Norperuano por 13 derrames de petróleo registrados a lo largo de su recorrido, 10 de los cuales tuvieron origen en actos de terceros.

En cuanto a los combustibles consumidos, estos son empleados por los diferentes equipos, maquinarias y vehículos de propiedad de PETROPERÚ S.A.

Durante el 2016, el volumen total de combustibles consumido por PETROPERÚ S.A. fue de 3´123,068.62 galones de hidrocarburos líquidos y de 156´864,381.97 metros cúbicos de hidrocarburos gaseosos, repartidos de la siguiente manera:

Responsabilidad sobre nuestros productos

Los impactos ambientales de nuestros productos dependen de diversos factores interdependientes, tales como la calidad del combustible, la tecnología de los equipos utilizados en su combustión y su estado de mantenimiento.

En términos generales, a nivel mundial los esfuerzos se han enfocado en la reducción del contenido de azufre de todos los combustibles y en la eliminación del plomo en las gasolinas vehiculares.

En línea con ello, desde 1998 sustituimos el uso de Plomo Tetraetílico (TEL) como aditivo para las gasolinas. Actualmente, todos nuestros gasoholes están libres de plomo, elemento nocivo para el ambiente y para la salud de las personas. De igual forma, desde el 2013 eliminamos el uso de compuestos organometálicos a base de manganeso en la formulación de nuestros gasoholes de 90, 95 y 97 octanos.

El contenido de azufre en nuestros combustibles es también un asunto de preocupación constante. Por ello, aun cuando la normativa vigente establece un contenido máximo de azufre de 2000 ppm para los gasoholes, nuestras especificaciones técnicas fijan el límite en 1,000 ppm, aunque los valores muestreados a la fecha son incluso considerablemente inferiores a dicho límite, tal como se observa en la siguiente figura:

De igual forma, el Diésel B5 comercializado por PETROPERÚ S.A. presenta un contenido de azufre significativamente menor al establecido por las especificaciones técnicas nacionales (Resolución Ministerial N° 165-2008-MEM/DM y Decreto Supremo N° 025-2005-EM), con un contenido promedio de 2,197 ppm en comparación con los 5,000 ppm de azufre estipulados como especificación máxima.

En cumplimiento de la normativa vigente, en los departamentos de Ancash, Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Huánuco, Huancavelica, Ica, Junín, Lambayeque, Lima, Madre de Dios, Moquegua, Pasco, Puno y Tacna, así como en la Provincia Constitucional del Callao, comercializamos el Diésel B5 S-50 con contenido máximo de azufre de 50 ppm, lo cual reduce significativamente las emisiones de SO2 (anhídrido sulfuroso) a la atmósfera, en beneficio del ambiente y de la salud de las personas.

Uso de biocombustibles

Desde 2009, las gasolinas y el diésel comercializados por PETROPERÚ S.A. se elaboran utilizando un porcentaje de biocombustibles que hoy es de 7.8% en volumen de alcohol carburante para las gasolinas y de 5% en volumen de biodiésel B100 para el diésel. Las denominaciones comerciales de dichos productos son gasohol y Biodiésel B5, respectivamente.

Los biocombustibles requeridos en la elaboración de los gasoholes y del Diésel B5 son adquiridos en el mercado local e internacional (Argentina, Ecuador, España, Holanda, Países Bajos y Panamá), utilizando para ello las especificaciones técnicas aprobadas por el Comité Central de Calidad de Productos de PETROPERÚ S.A.

Embalajes

Nuestros combustibles son comercializados y entregados en las diferentes plantas de ventas de las refinerías y en los terminales/plantas de abastecimiento. Este traslado es realizado mediante despachos a granel vía camiones cisterna, barcazas, buques tanque y/o vagones de ferrocarril contratados, por lo que los productos no requieren ningún tipo de embalaje.