Noticias
10-Feb-2021
PETROPERÚ aclara publicación de diario Expreso
Reproducimos carta aclaratoria GDCM-0110-2021.
PETROPERÚ aclara publicación de diario Expreso

Señor
Antonio Ramírez Pando
Director Diario Expreso
Calle Luis Carranza 2280, Lima 1
Presente.-

De mi consideración:

Me es grato saludarlo y a la vez solicitarle la rectificación y aclaración de algunas informaciones inexactas publicadas en las ediciones del 6, 7 y 8 de febrero del diario que usted dirige, las que paso a precisar.

En el artículo del Sr. Plinio Esquinarila se afirma que el costo de la nueva Refinería Talara es de US$6,400 millones y que incluso se elevaría por US$400 millones adicionales por supuestas “penalidades” y retrasos. Esta afirmación no es correcta. El costo de la nueva refinería es de US$4,999.8 millones, incluidos todos los costos adicionales acordados con las contratistas principales, Técnicas Reunidas y Consorcio Cobra SCL y los que derivan de la paralización del proyecto por efectos del COVID-19 en el año 2020.

En otras oportunidades su diario ha mencionado costos distintos y, de hecho, en estos tres días ustedes han brindado tres montos diferentes: US$7,000 millones, US$6,500 millones y US$6,400 millones. Todos equivocados. Quizás porque en ningún momento nos consultaron al respecto, pese a que en anteriores cartas rectificatorias los hemos invitado a que lo hagan en beneficio de sus lectores; invitación que le reiteramos.

En el mismo artículo se sostiene que ese monto (erróneo) del costo de la refinería “tarde o temprano, [lo] tendrá que pagar el Estado”. Esta afirmación tampoco es correcta, el proyecto es rentable y se pagará con fondos de la Empresa. La nueva refinería cuenta con tecnología avanzada gracias a lo cual el margen refinero se elevará. Además, procesará 95 mil barriles diarios (a diferencia de la anterior planta, que procesaba 65 mil barriles diarios); es decir, que aumentará su capacidad en 45%. Más y mejores combustibles elevarán considerablemente los ingresos del nuevo complejo refinero, lo rentabilizan y permitirán así el pago de su financiamiento.

El artículo concluye afirmando que “la Refinería de Talara fija el precio de los combustibles”. Esto no es cierto. Los precios de los combustibles en el Perú se deciden por la oferta y la demanda tomando como mercado de referencia la Costa del Golfo en Estados Unidos. Esos precios reflejan el costo de oportunidad de esos combustibles puestos en el Callao. En consecuencia, ni Talara ni PETROPERÚ fijan los precios de los combustibles, menos aún si estos se establecen por una serie de factores adicionales sobre los que la Empresa no tiene ningún control (como costos de los distribuidores, transportistas, estaciones de servicio, impuestos de ley).

El artículo del Sr. García Miró Elguera sostiene que existe un duopolio que en realidad sería un monopolio de los combustibles en el país ya que a uno de sus integrantes “le basta subir sus precios un par de centavos por debajo [sic] de los de PETROPERÚ para evitar ser penada por monopolio. Aunque en la práctica es lo que tenemos”. Esto tampoco es cierto. Actualmente existen grandes importadores de combustibles en el mercado nacional. Uno de ellos es sucursal de la primera petrolera mundial (Chevron) y otra de la primera refinera mundial (Valero), entre otros. Son nuevos competidores con grandes recursos y su volumen de inversión es considerable, mientras que quienes ya estaban han intensificado fuertemente la competencia.

En este contexto, PETROPERÚ está desarrollando estrategias comerciales, incluyendo nuevos productos y servicios para mantener y ampliar su participación en el mercado; de allí que nuestros precios resultan, en general, más competitivos y mantenemos el liderazgo en el mercado.

Asimismo, en la portada de su edición del 6 de febrero, se afirma que “estamos modernizando una refinería que no servirá para nada ya que no tenemos petróleo” y que “es un gasto inútil”. Al respecto, me permito señalarle que aún si la producción nacional fuera insuficiente, la refinación es un negocio por sí mismo y hay numerosos países que no tienen petróleo y tienen refinerías. También le preciso que la nueva refinería no es un gasto sino una inversión y, por su ubicación y nueva tecnología, tendrá un papel estratégico para el desarrollo de la industria hidrocarburífera y el impulso de la inversión petrolera en la Selva y Costa norte del país.

En esa misma edición aparece un artículo donde se hace un ejercicio según el cual con el supuesto costo de la nueva refinería se podrían construir 114 hospitales como el de Moquegua. Como seguro usted conoce, PETROPERÚ no depende del Estado, ni del presupuesto público, ni de los contribuyentes. Es una empresa de régimen privado que genera sus propios recursos, a partir de sus inversiones y proyectos, y paga sus impuestos. En 2019, la Compañía aportó al tesoro público US$1,450 millones y, como uno de los principales contribuyentes del país, en los últimos 15 años PETROPERÚ ha aportado al erario nacional más de US$ 20 mil millones.

Sin perjuicio de lo anterior, y como parte de su política de gestión social, PETROPERÚ ha construido, equipado y donado un moderno Hospital Modular en Talara; así como ha entregado miles de pruebas de detección COVID-19, equipos de bioseguridad y protección al personal de salud y asumimos su alimentación. Asimismo, estamos entregando pronto una planta de oxígeno en Saramiriza, en el centro de la Selva loretana, para atender a las comunidades colindantes con el Oleoducto Norperuano. Asimismo, ha repartido cien toneladas de alimentos no perecibles a sectores vulnerables en sus áreas de influencia. Hasta el momento, la Compañía ha invertido más de 10 millones de soles en beneficio de las poblaciones y comunidades vecinas a sus operaciones, como parte de la lucha contra la pandemia.

Espero que comprenda que dada la cantidad de información inexacta sobre los temas de PETROPERÚ nos vemos obligados a extendernos en esta carta rectificatoria, la cual solicitamos se publique en las mismas dimensiones y espacio que los artículos citados en un plazo de 48 horas. Ello porque afectan la reputación de la Compañía con datos y hechos inexactos o erróneos, producto de no haber consultado nuestro punto de vista —principio básico del periodismo— para ninguna de estas publicaciones. Asimismo, corresponde incluir nuestra información ya que sus lectores tienen el derecho de conocerlas y ustedes la obligación de publicarlas. De lo contrario, tendremos que tomar las acciones legales que correspondan.

Sin otro particular, me despido, 

Carla Santa Cruz
Gerente Departamento Comunicaciones

CAR-01