Noticias
21-Nov-2018
PETROPERÚ rechaza abandono a pueblos cercanos al Oleoducto Norperuano
PETROPERÚ rechaza abandono a pueblos cercanos al Oleoducto Norperuano

Ante versiones periodísticas que señalan que los pueblos de la Amazonía peruana denuncian el abandono a dos años de los derrames de petróleo, referido al Oleoducto Norperuano (ONP), pasamos a señalar:

  1. Se afirma que hace algo más de dos años, 22 comunidades se vieron afectadas por una docena de vertidos por fugas de crudo en el Oleoducto. Esta aseveración no es exacta. Las 22 comunidades a las que hacen referencia, se encuentran ubicadas a 13 kilómetros de la contingencia producida por una abrasión externa en el kilómetro 206 del Ramal Norte del Oleoducto Norperuano en 2016. Por lo tanto, no tuvieron impacto por la contingencia, debiendo resaltar además que en esta esa zona se produjo una contingencia, y no una docena de eventos como equivocadamente se informa.
  2. En todo caso, es importante destacar que, de las 13 contingencias producidas en el año 2016, 10 fueron causadas por cortes intencionales al ducto debidamente denunciados ante el Ministerio Público, y tres por fenómenos naturales, entre ellos la abrasión producida en el km. 206. Todos estos hechos fueron debidamente verificados y constatados por autoridades policiales y judiciales peruanas. Inclusive, el Organismo Supervisor en Energía y Minería (OSINERGMIN) –entidad competente para la fiscalización y verificación técnica y operativa del ONP– no encontró situaciones que ameriten iniciar procedimientos administrativos sancionadores contra PETROPERÚ y archivó las investigaciones.
  3. También se afirma que el ONP funciona desde 1974. No es exacto. El ONP inició sus operaciones en 1977.
  4. Se citan algunos testimonios de pobladores sobre temas de mantenimiento del ducto. Al respecto, aclaramos que el ONP puede seguir operando por muchos años más, gracias al mantenimiento que se le brinda. Prueba de ello es el bajo número de incidentes que ha sufrido por razones técnicas. De un total de 108 incidentes sufridos por el ducto desde el inicio de su operación, solo 11 han sido causados por razones técnicas. La gran mayoría fueron provocados por actos de terceros (63%) o por fenómenos naturales (25%).
  5. El ONP ha recibido mantenimiento constante desde su puesta en funcionamiento. En los últimos años ha tenido el mantenimiento con la tecnología más avanzada para que pueda operar con adecuada gestión del riesgo. A partir del presente año se ha iniciado su proceso de modernización y actualización tecnológica para reducir aún más el riesgo de contingencias.
  6. No obstante lo señalado respecto de la ubicación de las comunidades que se reportan como afectadas, debemos informar que –de manera preventiva– PETROPERÚ les ha entregado víveres y realizado campañas médicas para atender a los vecinos de centros poblados y comunidades cercanas a la contingencia del kilómetro 206 del Ramal Norte.
  7. En esa línea, PETROPERÚ entregó un total de 1,835 toneladas de víveres y agua a las 22 comunidades mencionadas en la nota. Asimismo, se realizaron un total de 15,292 atenciones médicas. Laboraron en la remediación 3,438 trabajadores contratados durante más de un año de trabajo. Se entregaron 3,000 paquetes educativos a colegios, así como laptops, pizarras acrílicas, impresoras y otros materiales educativos. Con apoyo de la Empresa se desarrollan en la zona proyectos productivos avícolas, biohuertos, implementación de servicios de agua para consumo humano, entre otros proyectos.
  8. Este apoyo a las comunidades cercanas a esta y otras contingencias se brindó exclusivamente en cumplimiento de normas internas de la Empresa y dentro de sus políticas de responsabilidad social. Sin embargo, no puede mantenerse indefinidamente sino mientras dure la emergencia, ya que estos servicios están a cargo de los correspondientes sectores del Estado. Y PETROPERÚ actúa como facilitador y articulador mediante acciones de soporte a los sectores del Estado para gestionar compromisos y actividades en favor de las comunidades.
  9. En ese sentido, los miles de exámenes médicos y los tratamientos practicados en las comunidades cercanas a las contingencias revelaron la presencia de enfermedades endémicas y pre existentes en la región (incluyendo las mencionadas en la nota), y no evidenciaron dolencias atribuibles al contacto con petróleo procedente de estos incidentes. Si se hubieran presentado casos diagnosticados con cuadros clínicos atribuibles al crudo durante el periodo de la contingencia, PETROPERÚ los hubiera atendido inmediatamente ya que tiene procedimientos específicos para estos casos.
  10. En todo caso, el Ministerio de Salud (MINSA), entidad competente en temas de salud en el Perú, no ha emitido ninguna norma o disposición que señale la existencia de problemas de salud vinculados a las contingencias. Hasta el momento ha quedado establecido legalmente –tanto en sede nacional como internacional– que los problemas de salud en estas comunidades han sido visibilizados, pero no causados por las contingencias.
  11. PETROPERÚ realiza sus operaciones bajo la premisa de que existen intereses compartidos entre las comunidades y la industria. En base a ello, desarrolla “El Camino que Queremos”, estrategia que busca establecer una amistad franca, sincera y duradera con las comunidades y poblaciones vecinas a sus operaciones.  En este marco, ha  puesto  en  marcha un  Plan  de  Desbroce  y Sistema de Alerta Temprana para beneficiar a las comunidades colindantes con el ONP con trabajos de limpieza del derecho de vía y vigilancia mediante un sistema rotativo, con cuota de género y apoyos a la formalización de empresas comunales y de las propias comunidades, entre otros beneficios, con la finalidad de incorporarlas progresivamente en la responsabilidad del cuidado de la infraestructura y fortalecer las relaciones empresa – comunidad.
  12. Adicionalmente, se desarrolla un programa de responsabilidad social con actividades relacionadas a la creación de capacidades productivas, cuidado de la salud y apoyo educativo, entre otras. 

COM-38